La MontañaLa Montaña
 Chemi Chemi
Estas en » La Montaña » Archivo de Relatos » Septiembre 2012 » Bendito Ibuprofeno
miércoles 26 de septiembre de 2012, 08:51:50
BENDITO IBUPROFENO
Tipo de Entrada: RELATO | 2 Comentarios | 22870 visitas

 A veces la vida tiene casualidades curiosas y divertidas. Y algunas pocas veces esas casualidades son especialmente sorprendentes. Os voy a contar una de ellas.

28 de julio de 2012, Maratón del Aneto.

Todo a punto para iniciarse la carrera. Mucho sol, bastante calor y un gran ambiente. Unos 800 corredores esperamos nerviosos que empiece la función. Otros 700 ya están corriendo las otras 2 carreras que se disputan hoy.

Antes de dirigirme a la línea de salida saludo a mi amigo Santi. Él ha venido con un grupo de amigos y yo con mis compañeros del MadTeam. Nos conocemos hace mucho tiempo, desde que éramos unos niños. Hemos vivido de todo juntos: actividades deportivas, excursiones, carreras, y también fiestas, las primeras novias, las primeras borracheras, …esas cosas que forjan una amistad, así que le considero uno de mis grandes amigos de verdad. Las vueltas que da la vida han hecho que a los 40 nos encontremos corriendo por las montañas.

Con Santi antes de la salida

Estoy situado bastante adelante con mis compañeros. Repaso mentalmente el material con mi compañero Marc y me doy cuenta de que he olvidado coger alguna pastilla de ibuprofeno. Soy propenso a los calambres y con este calor y tantas horas por delante hoy es un día peligroso en este sentido. Por suerte mi mujer Meri me espera en algún punto del recorrido y ella siempre lleva ibuprofeno encima, se lo pediré cuando la vea.

Se da la salida y los primeros 15 km son en su mayoría de subida sostenida por camino bueno, con algún tramo de trialera y tartera más técnico. Voy bien, a buen ritmo. Hace mucho calor.

Llego a Llanos del Hospital, donde tenemos un tramo de 1 km totalmente llano para engañar al cuerpo. Me espera Meri, que me anima. Y como voy bastante bien me olvido de pedirle el ibuprofeno.

Km. 17: llega el subidón al Puerto de la Picada, unos 4 km muy muy duros. Una pared. Subo bastante bien, casi todo el rato andando a buen ritmo (todos andamos, no se puede correr). A unos 10 y 5 minutos de llegar a la cima me cruzo a dos de mis compañeros, Alfonso y Marc, que ya bajan. ¡Van fuertes!. (El recorrido del Maratón del Aneto es de ida y vuelta por el mismo camino, así que te cruzas con el resto de corredores que van por delante o detrás tuyo).

 

Llegando al Puerto de la Picada

Llegando 

Puerto de la Picada, km.21. Tiempo: 3 horas 15 min. Puesto: calculo sobre el 120. Me tomo un descanso de un par de minutos y aprovecho para comer una barrita y un gel.

La bajada del Puerto de la Picada la hago bastante fuerte. Algunos tramos a saco campo a través. Bajo bien. Me cruzo con Santi que va a media subida, le animo pero cuando le digo que le queda media ahora para llegar arriba su cara se convierte en un poema.

Llego al llano de nuevo y las piernas empiezan a dar síntomas de fatiga tras la dura bajada.

Km 27: en el llano me paro a llenar el bidón de agua en el río y al agacharme ¡¡¡zas!!! sufro unos tremendos calambres en los 2 aductores. Veo las estrellas. Me siento e intento estirar ... ¡¡¡Se me tensan los cuádriceps!!! Tengo que parar y estirar casi 10 minutos hasta que supero la crisis de calambres. Maldigo el haberme olvidado el ibuprofeno. Tampoco tengo para beber nada isotónico, sólo agua del río. Me pasan unos cuantos corredores, ¡maldición!

Consigo reponerme y seguir muy suave. Me encuentro otra vez a Meri en el llano, que me anima y me da moral. ¡¡¡Pero me olvido de nuevo de pedirle ibuprofeno!!! Debe ser que a estas alturas de carrera el coco ya va justito…

Los siguientes 2 o 3 km voy bastante tocado, hay un tramo de subida bastante duro y los músculos tiran un montón.

En ese momento, cuando empieza de nuevo la bajada, se me aparece mi ángel de la guarda y me encuentro un “blister” de ibuprofeno por el suelo. Me tomo uno y noto sus efectos muy rápido. El dolor muscular remite y recupero ritmo.

En el Km 33 me encuentro un colega y tiramos juntos para abajo charlando a buen ritmo. Se agradece porque el tramo final es bastante pesado. Además a él le esperan la familia y los amigos en todos los controles con cencerros, uno tocando la gralla, hasta haciendo castells!!! (él es miembro de los Castelllers de Sants). ¡¡Que pasada!!.

Quiero intentar hacer un tiempo aproximado de 6 horas, así que calculo que desde el último control (6,5 km a meta) tengo que correr a 5 min/km. Uff, a estas alturas no se si podré. Duelen las piernas pero la moral está alta. Bajamos bien, adelantamos a algunos corredores y a falta de 4 km mi colega aprieta y tira de mí, me cuesta seguir su ritmo. Cuando faltan 2 km me dice: “Venga, yo ya hecho mi trabajo, me quedo, ahora tira tú sólo”. Sigo junto a otro corredor a todo lo que doy.

Entro en Benasque, las calles repletas de gente (son las 20 horas de un sábado de julio). Todo el mundo aplaudiendo y animando. Piel de gallina. A 200 metros de meta me espera mi amigo Marc que me anima. Sprint final. No sé de dónde saco las fuerzas pero esprinto a tope los últimos 100 metros. Veo a Meri justo en el arco de llegada.

¡META! - Tiempo 6:01 - Puesto 144. El vencedor ha hecho 4h30, y había 800 corredores así que estoy muy satisfecho.

Le explico a Meri y Marc la anécdota del ibuprofeno que me encontré en la montaña y nos reímos todos juntos.

 

En metaEn meta con Marc

 

 

25 de agosto de 2012, Collserola.

Quedo para correr con Santi. Hacemos una salida de unos 20 km, con bastante pista y poco técnica (él está preparando el Maratón de NY). Desde la carrera del Aneto que no salíamos a correr juntos. Comentamos la experiencia de aquella carrera.

Me comenta que le fue bien y le gustó mucho, pero que sufrió bastante. Especialmente porque en el último tramo de subida antes de la bajada a Llanos, cerca del km. 7 u 8 de carrera, perdió los ibuprofenos que llevaba en la mochila. Le avisaron corredores detrás suyo pero no paró.

Sí, un blister a medias, de ibuprofeno genérico, en ese tramo, ...

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida. Me encontré un bendito ibuprofeno salvador en la montaña cuando más lo necesitaba; y de entre 1500 corredores, el que lo había perdido era mi amigo Santi.

  


2 Comentarios
Enviado por Eduard Serrano el miércoles 26 de septiembre de 2012

“Molt bo Chemi. Vaya dos tu i el Santi. A la proxima carrera al Santi diga-li que porti dos o tres blisters a mitges per si li cauen. Salut i kms! Edu.”
Enviado por Bernat el viernes 17 de mayo de 2013

“Chemi:

Molt bo!!!
Felicitats (encara que amb retard).
Ànim!!!”


Añadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook